EXPOSICIONES HISTÓRICAS
Gordon Matta-Clark: proyectos anarquitectónicos.
Fecha: 19 de junio a 21 de septiembre de 2003
Curaduría: Willy Kautz y Tania Ragasol
Texto por: Andrea Valencia - Coordinadora de exposiciones

En el verano de 2003, el Museo Tamayo presentó la exposición Gordon Matta-Clark: proyectos anarquitectónicos, curada por Willy Kautz y Tania Ragasol. Me pareció relevante revisitar esta exposición, pues la propuesta artística de Matta-Clark, desde la década de los setentas, abrió simbólica y literalmente el campo artístico hacia nuevas direcciones. Su atrevida obra logró crear un diálogo entre arquitectura, escultura y política, realizando intervenciones a inmuebles con cortes directos a muros, pisos y techos de casas y edificios. Estas acciones de Matta-Clark desafiaron nociones que parecían muy estables hasta entonces, como la arquitectura moderna y el mercado inmobiliario, y, por otro lado, sus métodos artísticos radicales encontraron soluciones formales que influyeron al arte y la arquitectura de nuestros días. 

En 1968 Gordon Matta-Clark se graduó como arquitecto de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York. En la década de 1970 Matta-Clark, junto con Laurie Anderson, Tina Girouard, Carol Goodden, Suzanne Harris, Jene Highstein, Bernard Kirschenbaun, Richard Landry and Richard Nonas, formaron el grupo artístico Anarquitectura. En gran medida, este grupo se formó como un rechazo a las enseñanzas que recibió Matta-Clark en Cornell, haciendo una crítica al modernismo y, sobre todo, a la complicidad de la arquitectura con el capitalismo. 

El grupo utilizó la arquitectura como una plataforma para analizar sus excesos, los modos de producción y la especulación inmobiliaria. Gordon Matta-Clark nunca abandonó este concepto y concibió una práctica escultórica expandida, irrumpiendo los espacios físicos y simbólicos de la arquitectura y el urbanismo. Su propuesta escultórica confrontó la funcionalidad de los espacios arquitectónicos, eliminando su significado utilitario y revelando su función como estructura social.

En México y en otras partes del mundo creció el interés de presentar a Matta-Clark como un importante precedente de aquellas prácticas artísticas de los años noventa que se caracterizaron por su inserción e irrupción del espacio público, y por presentar un replanteamiento, en palabras del curador Francés Nicolás Bourriaud, de signos, de objetos, de formas y de gestos. En su publicación Estética Relacional de 1998, Bourriaud ya señalaba el interés de esta generación en la estética de Matta-Clark, mencionando como: “El cuadro se abre, después del objeto aislado puede ahora abarcar la escena entera. [...]La forma de la obra contemporánea se extiende más allá de su forma material: es una amalgama, un principio aglutinante dinámico. Una obra de arte es un punto sobre una línea. ”

Gordon Matta-Clark: proyectos anarquitectónicosse compuso de 38 obras –esculturas, fotografías, collages, dibujos y videos– que mostraron algunos de los trabajos que el artista hizo en varias ciudades de Estados Unidos y Europa. La naturaleza de las obras, así como la corta vida de Matta-Clark, no permitieron conservar ninguno de sus proyectos anarquitectónicos en inmuebles. Sin embargo, existe documentación, filmes y fotografías, que se presentaron en la exposición junto con otros dos importantes cuerpos de trabajo: un sistema alternativo de construcción que generó a partir de desechos urbanos y el proyecto con el que adquirió y documentó propiedades sobrantes e inaccesibles de la ciudad de Nueva York. En palabras de Kautz, la muestra no pretendía “rastrear o someter la obra del artista a la especificidad de una agrupación, sino identificarla como una actitud adversa a los paradigmas que regulan la producción y consumo de los espacios urbanos.”